5 CLAVES PARA FERMENTAR CON ÉXITO TU CERVEZA

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:BLOG

¿Eres un principiante en la elaboración de la cerveza o cuando llega la fermentación te surgen dudas?

Si eres un apasionado cervecero casero en busca de perfeccionar tus habilidades, entender los matices de la fermentación es fundamental.

La fermentación es un proceso natural que ocurre cuando la levadura, un tipo de hongo microscópico, convierte los azúcares presentes en el mosto cervecero en alcohol y dióxido de carbono. Este proceso es esencial en la elaboración de la cerveza, ya que sin él, el mosto sería simplemente un brebaje dulce y sin alcohol.

En esta fase del proceso, suelen surgir muchas dudas y es por ello que en este artículo vas a encontrar cinco puntos críticos que debes tener en cuenta durante el proceso de fermentación de tu cerveza casera.

Desde el tiempo adecuado de fermentación a  cómo determinar cuándo ha terminado y si va bien la fermentación o qué hacer después. Te guiaré a través de estos aspectos esenciales para que puedas crear cervezas caseras excepcionales y deleitar a tus sentidos con cada sorbo.

Densímetro con probeta de muestra de 100 ml incluida, para vino y cerveza artesanos

Refractómetro de Mosto de Cerveza, Doble escala – Gravedad específica 1.000-1.120 y Brix 0-32%

Termómetro de vidrio -10 + 110ºC

CÓMO DEBERÍA VERSE TU CERVEZA AL FERMENTAR: INDICADORES VISUALES CLAVE

Observar tu cerveza durante la fermentación puede proporcionarte pistas importantes sobre su progreso y salud. Aquí hay algunas cosas que deberías buscar:

  • Krausen: Durante la fermentación activa, es probable que observes una capa espumosa en la parte superior del mosto, conocida como krausen. Esta es una señal de actividad de la levadura y un indicador visual de que la fermentación está en marcha.

A medida que vaya pasando los días esta espuma se irá desaciendo y las levaduras se irán yendo al fondo del fermentador.

  • Burbujeo en el Airlock: Si estás utilizando un airlock, verás burbujas de dióxido de carbono saliendo a través de él. Este burbujeo es una indicación clara de que la fermentación está ocurriendo.

¡Ojo! Si no ves el burbujeo no significa que no haya fermentación, puede que haya alguna fisura y se esté escapando el CO2 por otro lado.

  • Claridad del Mosto: A medida que avanza la fermentación, es probable que el mosto se vuelva más claro a medida que las partículas de levadura y sedimento se asientan en el fondo del fermentador.

MI CERVEZA NO FERMENTA. ¿QUÉ HAGO?

Tranquilo, te enfrentas a una pregunta recurrente, a la que todo hombrewer le puede haber pasado.

Tienes que tener en cuenta que los primeros síntomas de la fermentación se evidencian por la aparición en la superficie del mosto de una capa de espuma blanca compuesta por levaduras activas.

Normalmente esta capa deber a parecer a las 24h de la inoculación de la levadura.

¡Ojo!. Si transcurrido este tiempo no se encuentran signos de actividad, puede ocurrir por varias razones:

  • Puede que la levadura no esté en buen estado, por lo que hay que ser rápido y añadir rápidamente un sobre de levadura nuevo.
  • Puede que donde esté el fermentador haga demasiado frío y la fermentación esté transcurriendo a muy baja temperatura (por debajo de 15ºC para ales y por debajo de 7ºC para las lager. En este caso, tendrás que aumentar la temperatura del fermentador.
  • Por último, puede que no haya suficiente oxígeno en el mosto para la reproducción de la levadura por lo que tendrás que airear lo suficiente al principio.

¿CUÁNTO TIEMPO TARDA EN FERMENTAR UNA CERVEZA?

La pregunta del millón para todo cervecero casero es: ¿cuánto tiempo debo dejar fermentar mi cerveza? La respuesta, como muchas cosas en la elaboración de cerveza es, depende.

La duración óptima de la fermentación puede variar según varios factores, como el estilo de cerveza, la cepa de levadura utilizada y las condiciones de fermentación.

En general, la fermentación primaria (conversión de los azúcares presentes en el mosto en alcohol y dióxido de carbono) puede durar entre 4-5 días en cerveza ale y de unos 7 días en cervezas lager.

Según el estilo de cerveza:

El estilo de cerveza es uno de los factores más importantes a considerar al determinar el tiempo de fermentación. Diferentes estilos de cerveza tienen diferentes perfiles de sabor, cuerpo y carbonatación, lo que puede influir en la duración de la fermentación. Por ejemplo:

  • Cervezas de Alta Graduación Alcohólica: Estilos como las Barleywine o las Imperial Stout a menudo tienen una fermentación más larga debido al alto contenido de azúcar y alcohol, lo que puede requerir semanas o incluso meses para completarse.
  • Cervezas de Baja Graduación Alcohólica: Estilos como las Pale Ale o las Pilsner generalmente tienen una fermentación más corta debido a su menor contenido de azúcar y alcohol. En general, estas cervezas pueden fermentar completamente en una  semana.
  • Cervezas de Fermentación Espontánea: Estilos como las Lambic, que utilizan levaduras silvestres, pueden tener fermentaciones más largas y complejas debido a la acción de múltiples microorganismos y levaduras presentes en el ambiente.
  • Cervezas de Estilo Lager: Las lagers suelen requerir fermentaciones más largas y a temperaturas más bajas que las ales. La fermentación puede durar varias semanas o incluso meses, dependiendo del estilo específico y las condiciones de fermentación.

Según el tipo de levadura utilizada:

La cepa de levadura que elijas para tu cerveza también influirá en el tiempo de fermentación. Cada cepa de levadura tiene sus propias características únicas, incluida la velocidad de fermentación y las temperaturas óptimas de trabajo; por tanto, te aconsejo que leas detenidamente su ficha técnica.

¿Qué diferencia hay entre Levaduras Ale vs. Levaduras Lager en este aspecto?

 Las levaduras ale fermentan mejor a temperaturas más cálidas y suelen trabajar más rápido que las levaduras lager, que prefieren temperaturas más frías. Esto afectará la velocidad y la duración de la fermentación.

Según las condiciones de fermentación:

Las condiciones en las que fermentas tu cerveza también pueden influir significativamente en el tiempo que tarda en completarse. Algunos factores a considerar incluyen:

  • Temperatura de Fermentación: Mantener una temperatura constante y adecuada es fundamental para una fermentación exitosa. Las temperaturas más altas suelen acelerar la fermentación, mientras que las temperaturas más bajas pueden ralentizarla. Asegúrate de mantener la temperatura dentro del rango óptimo para la cepa de levadura que estás utilizando.
  • Aireación del Mosto: La oxigenación adecuada del mosto antes de agregar la levadura puede ayudar a promover una fermentación saludable y completa. Asegúrate de airear el mosto adecuadamente antes de la fermentación para proporcionar un ambiente propicio para la levadura.
  • Densidad del Mosto: La densidad inicial del mosto, medida como la gravedad específica, puede influir en la duración de la fermentación. Mostos más densos, con un mayor contenido de azúcares, pueden tardar más en fermentar completamente que los mostos más ligeros.

Sin embargo, es esencial recordar que la paciencia es una virtud en la elaboración de cerveza. No te apresures; permite que la levadura haga su magia y desarrolle todos esos sabores y aromas deliciosos que hacen que la cerveza casera sea tan especial.

CÓMO SABER CUÁNDO HA TERMINADO LA FERMENTACIÓN

Determinar cuándo la fermentación ha llegado a su fin es crucial para garantizar que tu cerveza esté lista para su próxima etapa. Aquí hay algunas señales reveladoras que indican que la fermentación ha terminado:

  • Estabilidad de la Gravedad Específica: Utiliza un hidrómetro o un refractómetro para medir la gravedad específica del mosto. Cuando la gravedad específica permanece constante durante varios días consecutivos, es probable que la fermentación haya concluido.

 

  • Ausencia de Actividad Visible: Observa cualquier signo de actividad de la levadura, como burbujeo en la superficie o formación de espuma. Cuando estos fenómenos disminuyen o desaparecen por completo, es una señal de que la fermentación puede estar completa.

 

  • Sabor y Aroma: Algo que te animo a hacer es el ir probando tu cerveza mientras fermenta. Puede quitarte miedos al descubrir que no sabe mal, pero si la cerveza no ha fermentado por completo vas a comprobar que la cerveza está verde, como sabor a manzana. Esto se debe hay que restos de acetaldehído que es un paso previo a la transformación de alcohol. Una vez que estos sabores y aromas hayan alcanzado el nivel deseado, es probable que la fermentación haya terminado.

¿QUÉ HACER TRAS LA FERMENTACIÓN?

¡Felicidades, has completado la fermentación con éxito! Pero espera, ¿qué sigue? Después de que la fermentación haya terminado, es hora de mostrar un poco más de paciencia y preparar tu cerveza para el siguiente paso en el proceso. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer tras la fermentación:

  • Trasiego: como has leído anteriormente tras consumir la levadura los azúcares, se reduce la actividad y se forma un poso de levaduras en el fondo. Algunos cerveceros antes de embotellar lo que hacen es trasvasar la cerveza a otro fermentador para embotellar una cerveza más limpia o realmente para hacer un fermentación secundaria como el añadido de frutas. Esto puede tener su inconveniente pues se puede oxigenar o contaminar la cerveza.

 

  • Carbonatación Natural: Si planeas carbonatar tu cerveza de forma natural en botella, ahora es el momento de añadir azúcar o un agente carbonatante y embotellarla. Lo puede hacer añadiendo directamente el azúcar en la botella o en el fermentador, por ejemplo en el fermentador secundario mientras se llena para que se mezcle.

 

  • Almacenamiento y Maduración: Después de la fermentación, muchas cervezas se benefician de un período de almacenamiento y maduración en frío. Permite que tu cerveza descanse en condiciones adecuadas durante algunas semanas para que los sabores se mezclen y se suavicen. Puedes hacer un trasiego previamente, pero esto se pensaba para no aportar malos sabores el autolisis de la levadura por quedarse en contacto con la cerveza. Hoy en día la calidad de las levaduras no deberían dar este problema. Depende de ti y de que vayas probando.